Memoria

 

I JORNADA EUROPEA DE PATRIMONIO. MOLINO DEL BATÁN. ARANDA DE MONCAYO

PATRIMONIO INMATERIAL-PATRIMONIO SONORO

Texto Marta Chordá

Activista cultural, investigadora y arqueóloga

 

Las “Jornadas Europeas de Patrimonio” son un programa de sensibilización sobre el Patrimonio Cultural que pretende a través de la movilización ciudadana llamar la atención sobre nuestra riqueza cultural en todas sus manifestaciones, siempre genuinas y siempre sensibles.  Es el mayor evento cultural desarrollado por los Estados firmantes de la Convención Cultural Europea, que formalizan en sus agendas actos de cara al gran público, los cuales suelen consistir cada año en la apertura y gratuidad de visitas a museos y yacimientos arqueológicos.

Este año 2021 lleva el título de “patrimonio inclusivo”, una propuesta para reconsiderar y ampliar la forma en la que acercamos el patrimonio a la ciudadanía.

Sobre esta consigna, Sentir Rural y Celtiberia Digital hemos deliberado sobre el papel que las sociedades, las personas y los paisajes jugamos entorno al patrimonio. Es la cultura campesina tradicional (no importa qué época) la que ha modelado los paisajes a lo largo del tiempo, la que ha atesorado saberes y conocimientos, la que ha diseñado las fiestas y los instrumentos musicales, los utensilios para los oficios e ingenios… todo lo cual constituye el gran elenco de lo que se ha dado en llamar “patrimonio inmaterial”, siendo el “patrimonio etnográfico” el vehículo tangible de las expresiones y construcciones inmateriales. No se trata de acercar a la ciudadanía la cultura, sino reivindicar el pueblo (en las manifestaciones de lo popular) quien genera cultura y mantiene la diversidad de sus manifestaciones.

Con el título “Patrimonio inmaterial-Patrimonio sonoro” queremos invitar a reflexionar sobre los sonidos del paisaje y la música popular, rindiendo un homenaje a una de las personalidades culturales más relevantes (y menos conocidas) del siglo XX, Agapito Marazuela. Marazuela, dulzainero, considerado uno de los mejores concertistas de guitarra a nivel internacional del primer tercio de siglo XX, se dedicó toda su vida a recopilar la música popular castellana en un verdadero ejercicio de “Antropología de Salvamento” ante su desaparición, en un momento además en que lo popular, como manifestación cultural de la sociedad rural, iba a ir diluyéndose en la modernidad urbana y desapareciendo inexorablemente.

Este merecido homenaje se llevará a cabo con la proyección del documental “La Estatua Partida” (Lidia Martín Merino,  2017) que cuenta la vida y la labor de Marazuela, a través del patrimonio sonoro que fue recopilado por él y por sus discípulos, y la huella y ejemplo que ha dejado para detener la amnesia cultural que sufrimos hoy en día hacia nosotros mismos, hacia lo rural y hacia lo popular.

El reconocimiento y admiración por Agapito Marazuela trasciende las fronteras castellanas, y constatamos su influencia en los otros dos participantes de las jornadas, ambos creadores artísticos y performativos pero muy diferentes en sus trayectorias musicales. Ninguno de los dos es imitador del primero, pero ambos mantienen vivas las raíces de lo popular en los trabajos que desarrollan.

Pedro Mari Martín, es (así se define) “no artista”, pero indefectiblemente creativo. Es un músico autodidacta muy activo, que experimenta sonoridades con utensilios, antiguos instrumentos, y el propio paisaje. Amplio conocedor del folklore popular, nos ofrecerá una muestra musical en el que exploraremos la sonoridad de los instrumentos, más allá de la ortodoxia para la que fueron creados o la manera habitual en la que eran tocados.

Después disfrutaremos de la actuación musical de  “Les Conches Velasques”, que explora el fenómeno de la “música popular sin pueblo”, contemporánea y universal, con raíces poéticas en nuestros imaginarios colectivos, sonoridades de corte mudéjar e incluso letras de Agapito Marazuela.

Por último solo queda presentar a los anfitriones de las jornadas: el paisaje del río Aranda y el Molino del Batán, con el agua fluyendo por todos sus elementos, el viento agitando las ramas de los altos árboles del cauce, los trinos de los pájaros en su devenir diurno, los sonidos lejanos de las cabañas ganaderas y los ladridos nocturnos de los corzos. Todo ello define un maravilloso paisaje sonoro digno también de entender, divulgar y proteger.

La presentación correrá a cargo de Lidia Bermejo, de la asociación Sentir Rural, que es la promotora del evento, que una vez más apuesta por la programación de actividades audiovisuales, aprovechando su amplia experiencia como organizadora de la sección rural del festival Ecozine, que cada año se desarrolla en la granja rehabilitada del Molino, lugar donde se desarrollará esta 1ª Jornada de Patrimonio Europeo, que esperemos pueda consolidarse como cita anual.